La última del Enmascarado

Los devaluados periodistas que tuvieron su momento de gloria en la pantalla chica a comienzos de los 2000, discutieron y casi se van a las manos por una copa de vino en medio de una noche que fue brillante para un topísimo conductor por ese entonces, hoy olvidado por absolutamente todos. La verdá de la milanga es que pasada la medianoche, ambos estaban totalmente copeteados, habían arrancado bien tempranito con las consumiciones etílicas y todo podía suceder en medio de las burbujas. Una de las mozas contratadas en el evento, repartía bebida por doquier y tuvo la mala suerte de quedarse con una sola copita llena de un buen tinto en su bandeja. Desesperados como perros sedientos en medio de 50 grados de lorca, los impresentables se arrojaron sobre la humanidad de la pobre trabajadora y en una lucha cual “Titanes en el Ring”, forcejearon para ver quien se quedaba con el drink, que parecía el último. Podemos decir que fue un empate, porque debido a los manotazos, el vaso terminó estrellado contra el piso. Pero la cosa no termina aquí, sino que lejos de pedirle disculpas a la purreta y avergonzarse ante la cantidad de espectadores casuales y no tanto, los choborras se gritaron de todo cara a cara y si no hubiera intervenido el salame de Carlitos, todo hubiese desembocado en una goma para alquilar balcones

2 comentarios:

Anónimo dijo...

quien va a adivinar esto, si lo mas seguro es que todos estuvieron en terrible pedo.
a no ser que sean los de AM.

JOAQUINA 79 dijo...

lucho aviles teto medina